miércoles, 28 de septiembre de 2016

El Fotógrafo Que Quería Ser Músico

En algún lugar de este blog una vez escribí, puede que incluso más de una vez, que soy un fotógrafo que disfruta haciendo fotos sobre música pero en realidad preferiría ser un músico que disfruta haciendo fotografías. Sí, ésas son mis dos pasiones, por ese orden. Porque puedo recordar cuando empecé a interesarme por la fotografía pero soy incapaz de saber cuando me enamoré de la música. Simplemente siempre estuvo ahí y probablemente la culpa la tiene mi madre que colocaba una radio a los pies de mi cuna cuando era un bebé porque decía que me relajaba mucho.

Todo esto viene a cuento por ese librito sobre la nueva temporada de conciertos de la ROSS que aparece en la foto. Entre las muchas imágenes que aparecen tanto de la orquesta al completo como de muchos de sus componentes como solista aparecen algunas fotos mías para las que fui invitado por la ROSS. Algo que me llena de orgullo como fan suyo que soy. Durante un par de días estuve en sus ensayos y en medio de ellos preparamos algunas fotos de conjunto.  Pienso que algún día deberíamos tener una sesión fuera del teatro y sé que ellos estarán encantados. 

Durante esos días en los que me moví entre los profesores para hacer mis fotos me sentí muy a gusto. Más músico que fotógrafo. Cuestión de hospitalidad. 






Con ustedes: la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla y su director John Axelrod...




lunes, 26 de septiembre de 2016

De Cabras y Esparto

Ayer paseamos hasta Casabermeja en la provincia de Málaga. Una buena excusa para gastar la mañana del domingo y de paso aprovechar que se celebra la Fiesta de la Cabra Malagueña para degustar los productos derivados de este animal. Numerosos tenderetes donde probar y comprar quesos, carnes y otros productos típicos de la zona aunque no sean caprinos.

En la plaza había alguno artesanos de lo más variopinto y entre ellos me llamó la atención este muchacho haciendo trenzados de esparto. Hice una foto de sus manos con el iPhone para colgar en Instagram y le pedí permiso para hacer un retrato más intrusivo de él. Dos disparos, en los que esbozó la sonrisa que podéis ver.

Una foto publicada por Julio Rodriguez (@jrsvq) el

Me preguntó qué modelo de iPhone llevaba y mantuvimos una pequeña charla sobre el teléfono. Para mi sorpresa el muchacho era alemán.

Por cierto, el chivo al ajillo... exquisito. No quiero pararme en exceso en este punto para no levantar envidias.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Veranos Cortos y Viajes en el Tiempo

El verano se está yendo y hasta hace fresquito por las noches. Yo sin embargo aún estoy recuperándome de ello. Siempre se me hace corto. Los veranos de Sevilla son calurosos y húmedos los de Málaga, pero no cambio nada de eso por el placer de los días largos, el placer de acostarme tarde escuchando música, el placer de comer cuando apetece, el placer de no tener horarios.

Sé que muchos estarán maldiciendo el calor de la primera semana de Septiembre, que estarán locos por ponerse mangas largas y sacar los abrigos del armario. Yo no. Estaría encantado regresando al 27 de Julio exactamente a las 14:30 horas. El momento exacto en el que empezaron mis vacaciones con las perspectiva de todo un mes por delante, levantándome temprano como es mi costumbre pero por inercia, no por el sonido impertinente de un despertador. Con el primer objetivo de la mañana en mente: buscar en la panadería el pan perfecto para el desayuno perfecto. Y después ya vendrá todo lo demás. Sólo con esas cosas cotidianas ya soy feliz.

En medio de todo ese "happy time" repelentoso un viaje a Londres y en medio de ése, otro micro viaje en el espacio y el tiempo a Cambridge. Un lugar precioso que en algunos momentos puede hacerte creer que estás en un capítulo de Retorno a Brideshead o Downton Abbey. Más turistizado de lo deseable quizás por las fechas. Aún así el número de palos de selfie por metro cuadrado está en niveles soportables.

A poco más de una hora en tren de Londres, una excursión de un día por un casco viejo recogido, muy paseable, cerca de la estación de trenes (un paseo de 20 minutos largos según el ritmo pero con buses continuos para los menos andarines).

Después de pasearte por un par de "colleges" te asaltan deseos de matricularte de lo que sea y comprarte una bici lo más vintage posible para pasear por zonas peatonales (que son prácticamente todas). Son tantos los edificios antiguos que posee esta ciudad que no les duele en prendas utilizarlos para  tiendas. ¡Incluso había una cafetería en una capilla!. No sé si estaba bendecido el café pero desde luego estaba bueno.

Como muestra de esto que digo a continuación unas cuantas fotos del King's College. Fundado por Enrique VI, lo que quiere decir que ya ha llovido un poquito desde entonces. Para disipar cualquier tipo de duda lo que tiene pinta de Catedral es lo que ellos denominan cariñosamente "capilla". Así se las gastan.







En la siguiente entrada algo más sobre Londres.



miércoles, 24 de agosto de 2016

Gershwin by Wilson

Puede parecer que tengo colgado el cartel de "cerrado por vacaciones" pero los contadores de las cámaras dicen lo contrario. Casi 2000 fotos entre réflex, compacta y iPhone. Empleo algunos tiempos muertos entre los paseos, los helados, y las tumbadas en la terraza hasta las dos de la mañana para poner orden, desechar y procesar. Sin prisas... que es verano.

En medio de este despliegue de actividad veraniega hemos hecho una pausa para marcharnos unos días a Londres y en un alarde de originalidad hemos seguido paseando de lo más tranquilo. Y nuestro máximo esfuerzo fuera de eso estuvo en acudir a un par de espectáculos.

Volvimos al Royal Albert Hall para ver a John Wilson y su Orquesta. Sigo a este hombre desde hace mucho tiempo. Me gusta atesorar sus discos y sus conciertos retransmitidos por la BBC. En 2013 tuvimos la oportunidad de verlo por primera vez en directo en un concierto dedicado a la música de cine del Hollywood clásico: Rózsa, Tiomkin, Herrmann, Waxman... Es un formidable orquestador y arreglista y su labor recuperando partituras ya perdidas de los musicales de MGM no tiene precio. Por otra parte su orquesta es absolutamente fantástica y la sección de metales lo borda.

En esta ocasión se podría decir que el concierto estaba hecho a mi medida pues estaba dedicado a George e Ira Gershwin. Compositor y letrista por los que tengo auténtica devoción. Quizás ya lo haya dicho en este blog, pero mi devoción por la música de los Gershwin en cualquiera de los géneros que tocaron sólo es comparable a la que profeso por la música de John Williams. Las versiones de Porgy and Bess son casi incontables pues dependiendo de por quien sea interpretado lo puedo encontrar en un estante totalmente alejado de otro. Aunque si tuviera que escoger una versión sería probablemente la de Louis Armstrong y Ella Fitzgerald.

En esta ocasión no se trataba de Porgy and Bess sino del Gershwin más cinematográfico, el de musicales como An American in Paris, Girl Crazy o Funny Face. Para mí la asistencia estaba más que justificada sólo por dos de mis canciones favoritas: But not for me y Someone to watch over me. Aunque el problema más grave para mí habría sido decidir qué era lo que menos me gustaba porque el programa parecía diseñado por mí incluyendo la suite de An American in Paris que levantó al público de forma tan increíble que pienso que la razón para que no hubiera bises es que se estaba retransmitiendo para el segundo canal de la BBC en televisión y no podían prolongar la retransmisión.

En este enlace podéis escuchar la retransmisión de la BBC para la radio y estará disponible 19 días contando desde hoy.

Por supuesto, fui en modo espectador, pero aún así me llevé mi compacta para hacer una foto durante los aplausos finales. 


Sí, ya sé que me he ido demasiado por las ramas para poner una única foto. Pero me apetecía compartir esto y me consta que este blog aunque de fotografía tiene muchos melómanos como lectores. Podéis ir suponiendo que se acercan entradas de marcado aire británico.

  • Nota friki: la primera vez que presencié una ópera en vivo como espectador fue Porgy and Bess en el Maestranza y el primer disco de música clásica que me compré fue la Rapsodia en Azul por Leonard Bernstein.

  • Nota no tan friki: ¿De verdad hacía falta el brexit?


lunes, 25 de julio de 2016

A Falta de Pan...

A estas alturas del mes estaréis diciendo que A Través del Cristal está de vacaciones. Nada más lejos, ya me gustaría estar colocando fotos aquí, pero llevo un mes tan pillado que no he tenido tiempo ni de un mal selfie. Por otra parte A Través del Cristal es imposible que esté oficialmente de vacaciones porque este blog es ocio puro. Pero no pasa nada, ya llegará agosto y la venganza será mía.

Para que no quede un mes en vacío no me resisto a poner algunas fotos. Había pensado poner algunas fotos de réflex pendientes de París que complementaran las de iPhone ya publicadas pero cuando las he repasado me ha dado cosita poner imágenes donde la gente aparece con gorros y bufandas de lana mientras en mi adorada Sevilla estamos todos los días rondando los 40ª C. 

Así que voy a poner unas fotos hechas al principio del verano durante los primeros días de baño cuando las playas aún no están atiborradas de sombrillas.