jueves, 19 de abril de 2018

CAATM y Anibal González

Este pasado jueves tuve el placer de volver a fotografiar al Coro de la Asociación de Amigos del Teatro Maestranza pero en modo concierto, por cierto, a beneficio de Cáritas y Madre Coraje. La guinda del pastel fue el emplazamiento para dicho concierto pues tuvo lugar en el "salón de actos" de Capitanía General situada en la Plaza de España. En cuanto veáis la primera foto comprenderéis por qué he entrecomillado salón de actos. Y es que tratándose de Anibal González era evidente que el muchacho no se iba a conformar con una tarima y cuarenta sillas.





Un par de imágenes del director del coro Iñigo Sampil durante los ensayos previos que además sirven para ver con más detalle la cúpula de cristal.

Componentes del coro en momentos previos al concierto.

Y para acabar dos fotos del acceso a esta sala. 
Impresionante en dimensiones como toda la Plaza de España.

lunes, 16 de abril de 2018

Tejados, procesados y otros tratamientos

Hola amigos, bienvenidos un día más a Photoshopmanía. En el programa de hoy tendremos cuatro fotos venecianas con una característica en común: están realizadas desde puntos de vista altos y protagonizadas en su mayoría por tejados. Pero cada una de ellas con un procesado totalmente diferente. ¡Vamos allá!
En primer lugar una vista del Campanile desde el Palazzo Contarini del Bovolo. Podríamos hablar de una foto casi ecológica, sin aditivos pues tan sólo ha intervenido en el proceso Adobe Camera Raw añadiendo un poco de saturación y contraste para mitigar el nublado anodino de esa mañana de lluvia.


Cúpulas de la Basílica de San Marcos. A ésta la podríamos denominar "photo on the way". La extraje de la réflex vía WiFi al iPad y allí fue procesada con Snapseed, una app que he recuperado después de tenerla mucho tiempo olvidada. Quizás la foto de San Marcos que más me gusta entre otras cosas por ser 100% Tourist Free. 


Y ahora al revés: foto panorámica de iPhone procesada en el ordenador con filtros Nik de Google. Con esta foto empecé a ver el potencial de los tejados venecianos.



De nuevo Palazzo Contarini del Bovolo. Probablemente la foto más procesada de esta entrada. La hice con un 16mm corrigiendo la perspectiva con Adobe Camera Raw para hacer verticales las líneas en fuga. Posteriormente hice HDR partiendo de un único fotograma usando de nuevo los filtros Nik.



Y no se vayan todavía, una más. Panorámica de iPhone y procesado con Snapseed.


jueves, 12 de abril de 2018

Retorno a Venecia

Visité Venecia hace ya algunos años regresando con la clara intención de volver. Programamos en dos ocasiones este viaje pero tuvo que ser pospuesto y por ese motivo empezó a convertirse en un destino muy anhelado.

Tantas ganas teníamos de volver que temía que luego nos desilusionara. Para Isa era su primera vez y para mí era un regreso tras siete años. En ese tiempo se ha escrito mucho sobre los males que aquejan a esta ciudad que la han convertido en la referencia para hablar de la turismofobia, un mal que padecen ciudades víctimas de su atractivo turístico. A este fenómeno se le ha acabado llamando El Síndrome de Venecia, expresión que se aplica a ciudades que sufren la invasión de un turismo depredador que gasta su dinero en negocios con precios inflados pensados para clientes a los que no volverán a ver. 

Hace tiempo descubrí el documental El Síndrome de Venecia (2012) y ante la proximidad de este viaje lo volví a buscar pero guardándolo hasta el regreso. El tráiler no rebosa optimismo y no quería que me condicionara. Presenta una imagen de invasión turística devastadora acentuada por el efecto de las imágenes en Time Lapse y los planos con teleobjetivo compactando las masas de personas deambulando por San Marco. Muestra el desánimo de venecianos ya mayores que conocieron otras épocas más tranquilas cuando la temporada turística era de seis meses al año, familias que se marchan al continente incapaces de sobrellevar el incremento de los precios de la vivienda y la desaparición de servicios imprescindibles para el ciudadano.

¿Significa esto que mejor emplees tu dinero en otro destino turístico? Rotundamente no. Queremos volver otra vez. Aún existe una Venecia alejada de las hordas de turistas que gastan sus euros en locales decadentes que viven de las rentas de tiempos pasados o en un sombrero de Casanova que probablemente compartió espacio en un tenderete al lado de un reclamo tan veneciano como una camiseta de Messi. Turistas que caminan largas distancias, palo de selfie en alto, que sólo son capaces de admirar la belleza de la ciudad a través de la pantalla del móvil en busca del selfie perfecto que pete sus redes sociales.

¿Visitar el Palacio Ducale o el Campanile? ¡Por supuesto!, no hay que renunciar a ello y merecen  mucho la pena. La característica de esta ciudad es el contraste, que hace posible que a solo unas calles de la plaza de San Marcos puedas encontrar en un entorno histórico cosas tan aberrantes como  tiendas de Gucci, Prada, Versace... Pero si cruzas el puente de La Academia puedes encontrarte callejeando entre tiendas de artesanos y pequeñas galerías de arte. Sólo es cuestión de caminar en dirección contraria a la masa y en pocos minutos encontrar calles tranquilas y canales poco transitados. Cerca de la zona de San Barnaba puedes  encontrar pequeñas osterias donde no verás la manida pizza y podrás degustar otro tipo de platos rodeado de venecianos.

En lo fotográfico, me daba miedo volver a repetir fotos hechas en mi anterior viaje. Venecia se da al exceso fotográfico. Es muy fácil volver con las tarjetas cargadas, lo que no quiere decir que lo traigas todo. Sí, he vuelto a fotografiar el Gran Canal en lo alto del puente de Rialto, ¿cómo evitarlo?. Pero como siempre no empecé a sentirme cómodo con las fotos hasta el tercer día. 

Las fotos que más me gustan no son precisamente las que esperaría alguien que quiere ver fotos de Venecia. Calles con poca gente por la tarde-noche. Incluso calles totalmente vacías. 



Volví a fotografiar el mercado de Santa Sofía que la última vez descubrí cuando ya estaba cerrado, y ya sabéis lo que me gusta fotografiar mercados. Y como se puede ver, a pesar de la cercanía al puente de Rialto no está atestado de gente. Y no lo entiendo, ¡es tan interesante ver lo que compran para su casa en otros lugares!






Perdonad que no haya atacado esta primera entrada con un montón de fotos de góndolas. En breve corregiré el error con fotos más postaleras. Ci vediamo!





martes, 13 de marzo de 2018

Probaturas

Casi dos meses sin publicar. Pero tranquilos, no voy a malgastar las primeras lineas de esta entrada en excusas del por qué. No se ha podido. En este tiempo he hecho bastantes fotos aisladas aquí y allá. Probando y requeteprobando que es lo que se suele hacer cuando se tiene juguete nuevo. Aquí van algunas fotos inconexas con procesados diferentes. Prometo dejar de hacer tonterías y en breve hacer fotos con un poquito más de criterio unificado.

JRS_1401 copia JRS_2054 TRX_6947 SVQ_7030 JRS_0216

Pongamos algo de color en nuestras vidas. JRS_1428 Ésta es una foto HDR, la de arriba, alineada y procesada por la cámara a partir de
tres fotografías hechas cámara en mano. Se pueden hacer HDRs más agresivos
pero no es algo muy de mi gusto.
  JRS_0156Ahora estoy disfrutando muchísimo de usar ISOs más altos aunque sigo sin querer abusar.
1250 ISO y sin grano perceptible. 

JRS_0703
Puente y torre a 400 ISO, que no se diga que nos hemos acomodado
con las cámaras con alta sensibilidad.

JRS_0667 JRS_1816

Y para finalizar voy a volver a contribuir a la saturación de gatitos en internet. XMAS4738 JRS_1387

miércoles, 17 de enero de 2018

Armaduras y Tutús

Y aquí las fotos prometidas de Don Quijote procesadas en blanco y negro. Quizás un ballet pueda a priori parecer un tema perfecto para color sí o sí. Pero éste lo he visto en escala de grises desde el momento en que estaba fotografiándolo.

Las fotos pertenecen en su mayoría al segundo acto. Más clásico, más de tutú. Para mí el más bonito estéticamente hablando.












Vuelvo a poner la foto de la entrada anterior ahora con un procesado algo menos recargado. El anterior se servía de los filtros Nik a partir de una versión en color y ahora sólo he empleado Camera Raw. Es mi foto favorita aunque no sea un paso complicado ni una pirueta.